La Espera

0
6

La tristeza terminal y la espera,
la interminable espera de nada.
Philip Roth

Al padre le han extraído la laringe.
Ahora su lengua es un músculo triste
que a veces da patéticas batallas.
La madre está bastante bien, dicen los hijos.
Ha perdido
un tanto la memoria —es natural—
y ya no hay mucha fuerza en sus manos artríticas.
Pero para sus años. Sí, algo de malhumor. Y el padre,
es cierto, se deprime.
Y nosotros, dice la hija mayor. Qué más podemos hacer.
Eso es la vida.
Amanece. Anochece.
Padre y madre se mueven con un cierto sigilo.
En su mirada hay esa luz temblona
de los que esperanzadamente esperan.

Rate this post
Previous articleLas Herencias
Next articleDesde La Ventanilla Del Viejo Bus

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here